El doctorado

El Ken tuvo la segunda defensa de doctorado el 10 de febrero, viernes. En Bélgica se hacen dos defensas. La primera con el jurado y la segunda con el jurado y demás (amigos, familia, …). La primera es exclusivamente técnica y la segunda es un ejercicio de cómo explicar la tesis y sus objetivos al abuelo, a la hermana y a sus amigos del colegio.

El Ken se pasó las dos semanas anteriores luchando por adaptarse a Madrid, a su nuevo trabajo, a hablar castellano todo el día y a preparar esta presentación, a la vez que trabajaba en unos artículos para su profesor de Bélgica. Llegaba agotado a casa y por la noche repasábamos la presentación, cambiando esto, retocando aquello y proponiendo cosas nuevas.

Él se fue un miércoles porque tenía papeleo que resolver y yo me fui el viernes por la mañana. Confieso que yo no tenía ningunas ganas de irme a Bélgica ahora que finalmente había podido escaparme de allí. No me apetecía cambiar el sol de Madrid por el frío, la humedad y la gris oscuridad de Bélgica, las largas noches de asma y el frío interminable e insoportable en los huesos, el dolor de articulaciones. El día del evento el Ken estaba bastante nervioso. Se cambió en su despacho y casi entró en pánico porque se había olvidado de limpiar los zapatos (yo cuando presenté mi PFC no sudé ni la mitad, pero bueno). Al final salió todo muy bien y todo el mundo lo felicitó por la presentación, porque habían finalmente comprendido a qué se dedicaba y qué hacía con los átomos.

Esa noche salimos por Leuven con algunos de sus amigos de la universidad y dormimos en un hotel al lado de la estación, porque al día siguiente teníamos que irnos a su pueblo. Nos fuimos al bar donde empezó todo, the Seven Oaks y estuvimos allí hasta casi las 2:30. Al llegar al hotel observamos un raro fenómeno, y es que al llegar a la habitación con los abrigos puestos no notamos un calor repentino, y es que descubrimos que la calefacción general del edificio estaba apagada, y el radiador como un témpano de hielo. Y no hay que olvidar de que la temperatura fuera en ese momento era de -12ºC. En ese momento se me pasaron por la mente todos los insultos posibles en la lengua castellana. En vez de una noche romántica por el reencuentro tuvimos una noche fría pero de verdad. El Ken durmió con calcetines, y yo con leggins, pantalón del pijama, camiseta, camiseta del pijama y una chaqueta. Para las camas teníamos un edredón y una manta y yo puse mi abrigo por encima. Un horror de esos que producen pesadillas si es que de verdad puedes dormir. Ni el resplandor, vamos.

Al día siguiente nos fuimos al puebo de las cuatro casas y los tres bares, como yo lo llamo, y aunque pasamos frío (los belgas no entienden que la calefacción a temperaturas que permitan la vida sea algo necesario) estuvo bastante bien. Nos fuimos a cenar y a tomar algo con los amigos de colegio del Ken y sus novias, y a pesar de que lo que hablan no es flamenco sino dialecto, nos entendimos bastante bien y me lo pasé fenomenal.

En conjunto el fin de semana no estuvo mal del todo, y a pesar del frío que pasamos, no me pasé todo el rato pensando en querer irme. Pasamos buenos ratos y por fin el Ken ha podido dejar atrás todo el estrés del doctorado.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

8 Responses to El doctorado

  1. Mil e un parabéns ao Ken!!!

    E, non mo tomes a mal, pero arrincáchesme un bo sorriso contando co do Ken en calcetíns e ti en leggings ;·)

    Apertas para os dous!

  2. Pues sí, ya tenemos a un señor doctor en casa.
    Imagínate el cuadro, los dos esperando una noche romántica tras el reencuentro, vestidos de esa guisa y con el moco colgando 🙂

    Besos

  3. L. says:

    Bueno, espero que lo del frío llegue un momento en el futuro en el que lo recuerdes como una anécdota más. Mientras tanto, ¡felicidades a peque-Ken!

  4. dragonflyrs says:

    Muchas felicidades para Ken y para ti tambien 🙂

    GLGLGLG -11 en la calle y la calefacción apagada OMG!

  5. pikin says:

    Felicidades!!!! Se lo ha currado!!!! Me alegro un montón!
    Os lo merecéis!!!!
    El episodio calefacción le habra seguramente servido para mantener todo fresquito en la cabecita 😉

    Un abrazote ENORME!!!!!

  6. Sissa says:

    Petite ¿cómo hago para suscribirme a este nuevo blog? No logro encontrar cómo hacerlo. Últimamente estoy muy espesa, lo sé.
    Graciassssss

  7. Hola Sissa. Pues en el RSS que encontrarás en el menú de la derecha o en Follow, en la parte superior.

  8. Mayte says:

    Me encanta leerte tan feliz :O) Cuando te leo parece que leo a mi chico….

    Seven Oaks, ese lugar que mi novio sólo pisaba si iba lo suficientemente borracho como para no darse cuenta de que estaba alli jaja Su tesis fue distinta (lo suyo son las celulas).Él tenia que hacer la presentación de sus tesis frente al jurado y ellos les hacian preguntas y más preguntas que debia saber responder. Para cuando le dijeron que ya era doctor parecia que se habia dado una ducha vestido.

    Algún día cuando seamos viejitos volveremos a Leuven, pero sólo de visita ^^

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s